CONFERENCIA DE EGIPTOLOGÍA

 

El próximo 23 de Octubre, a las 18,00 h., la Sección de Egipcio de la Academia de Lenguas Bíblicas y Orientales de la Facultad ofrecerá, en el Salón de Actos de la sede de la Fac. San Juan y San Vicente de la Univ. Católica (C/ Jorge Juan, 18 - Valencia), la Conferencia de Egiptología:

 

 

Los alimentos y su preparación
en el Egipto Faraónico

 

Dra. María José López Grande

Profesora de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)

Coordinadora del Grupo de Investigación "Ibiza Púnica" (F-073 UAM)

 

  

 

        La población que habitaba el valle egipcio del Nilo en la antigüedad contaba para su alimentación con los recursos ofrecidos por el ecosistema del río.  La vida se desarrollaba fundamentalmente en torno a la benefactora corriente de agua que con sus periódicas crecidas ofrecía unas inigualables posibilidades de subsistencia. Las orillas del río, su delta y otras zonas irrigadas de forma natural como la depresión del Fayum en el desierto occidental, procuraban unas tierras fertilísimas, enriquecidas anualmente por los aportes de limo que llegaban con cada nueva inundación.         

 

La llegada anual de la inundación, entre junio y septiembre, incidía en la vegetación de las orillas del río y condicionaba el desarrollo de la agricultura. Irrigaba y fertilizaba espacios limitados en un territorio árido casi desprovisto de recursos alimenticios alternativos.  El ingenio del hombre egipcio estuvo atento a conocer las peculiaridades del Nilo y adaptarse a ellas para poder aprovechar la abundancia de sus recursos. Supo beneficiarse de la irrigación natural, controlarla mediante canales y diques, desarrollar una agricultura adecuada a su ecosistema, navegar en sus aguas e ingeniar sistemas eficaces de pesca y de caza en sus orillas.

 

Todo ello incidía de forma directa en sus posibilidades de alimentación y por tanto en su bienestar. Una rica variedad de alimentos y una interesante información acerca de su obtención y preparación nos es transmitida por fuentes egipcias de diversa naturaleza entre las que destacan las iconográficas. El amplio repertorio figurativo desarrollado en la decoración mural de las tumbas (Tiradritti, 2008) y de los templos, pero también en estelas y en otros soportes como pequeñas maquetas realizadas con fines funerarios, nos muestra una gran diversidad de alimentos ofrecidos a los dioses y a los difuntos, apilados en mesas de ofrendas repletas de manjares o portados por oferentes; otras escenas detallan la obtención de provisiones mediante la caza, la pesca, la ganadería, la recolección o la agricultura, la horticultura, la arboricultura, etc., así como el proceso de transformación de los productos primarios e incluso, en algunas escenas, el momento de la degustación. Esta rica información figurativa se ve respaldada por la documentación arqueológica que incluye hallazgos de alimentos en el interior de las tumbas: panes, frutos, hortalizas, huevos, piezas de carne, etc., que han llegado hasta nosotros (Sist, 1988, 47), además de vasijas usadas como contenedores (Aston, 2007) y restos arqueozoológicos hallados en poblados y necrópolis (Ikram, 1995). Son asimismo de gran interés los datos ofrecidos por algunos textos y epígrafes, así como una rica información derivada del estudio de las momias y otros restos humanos (Brier, 1996).

 



Compartir en redes sociales:   

  Aviso legal   |   Diseño web: aitana.com    Compartir en redes sociales:   Compartir en Facebook