XVII Simposio de Teología Histórica (III). Resumen de la última jornada

 

El XVII Simposio de Teología Histórica alcanzó la jornada de su clausura, pero antes de decir adiós, la mañana tenía reservada dos grandes exposiciones para todos los asistentes.

 

TERCERA COMUNICACIÓN ESPECIAL. Francisco Gimeno Blay y Vicente Pons Alós: El Diplomatario del Santo Cáliz

 

Los profesores de la Universitat de València Francisco Gimeno y Vicente Pons expusieron los resultados, hasta la fecha, de la investigación que realizan en torno a los documentos históricos que se conocen y que hacen mención del Santo Cáliz que se conserva en la Catedral de Valencia.

 

La presentación resultó muy interesante, además de por los documentos históricos que se pudieron ver gracias a la aportación en imágenes que hizo el profesor Gimeno (Pons Alós no pudo participar al estar de viaje), por el debate que se estableció respecto a nuevas líneas de investigación que se pueden abrir para conocer con mayor profundidad y rigor histórico los pasos que siguió la reliquia del Santo Cáliz hasta acabar en la Catedral valenciana.

 

El audio de la COMUNICACIÓN ESPECIAL DE FRANCISCO GIMENO lo podéis descargar AQUÍ.

 

QUINTA PONENCIA. Eloy Bueno de la Fuente. La Iglesia hace la Eucaristía y la Eucaristía hace la Iglesia. Historia de la fórmula

 

Eloy Bueno, catedrático de la Facultad de Teología del Norte de España-Burgos, fue el encargado de ofrecer la última ponencia del XVII Simposio. Tal y como nos cuenta José Gómez en la web de la Revista Trinitarios 3, "la raíz de la cuestión, y de la íntima relación entre Iglesia y Eucaristía, está en la Pascua. Después del Vaticano II, Juan Pablo II, reconoció la prioridad de la Eucaristía, pero subrayó de igual modo la co-implicación de la Eucaristía y la Iglesia desde el acontecimiento Pascual. Acontecimiento que se hace memorial (Eucaristía), y que pide un pueblo que celebre este memorial (Iglesia). Por su parte el Papa Benedicto XVI ha subrayado la prioridad de la Eucaristía en el plano temporal y ontológico respecto de la Iglesia, ya que en la Eucaristía celebramos y recibimos la entrega de Jesús, pero primero se da la entrega y luego la recepción". En definitiva, para el doctor Bueno "la Iglesia existe porque la Pascua tiene que seguir siendo celebrada".

 

La reflexión anterior tiene "unas implicaciones pastorales para la figura de la Iglesia". Para Bueno "cuando la Iglesia celebra la Eucaristía como tiene que ser celebrada, esto tiene unas implicaciones en la forma que toma la Iglesia. La Eucaristía tiene que transparentar la alegría pascual, de manera que si no la transmite no será lo que tiene que ser".

 

Además, en la celebración eucarística ha de producirse un "nosotros" que expresa su vida entera como cuerpo de Cristo, es decir, "dar todo el relieve a la asamblea litúrgica, que ha sido convocada por el Resucitado para ser enviada".

 

Finalmente, Eloy Bueno quiso destacar "que la Eucaristía ayuda a articular la Iglesia y da vida a la sinodalidad". Insistió en "la centralidad de la Eucaristía dominical, ya que el domingo es el día del Señor resucitado" puesto que ese día se celebra el "acontecimiento fundacional" del cristianismo.

 

Si quieres DESCARGAR LA PONENCIA COMPLETA DE ELOY BUENO, pincha AQUÍ.

 

Acto de clausura del XVII Simposio de Teología Histórica: El cáliz de la misericordia. La redención que nuestro mundo necesita

 

Vicente Botella Cubells o.p., Decano de la Facultad de Teología de Valencia fue el encargado de la clausura de la edición del 2016. "Vienen a mi mente tres palabras: comunión, gratitud y misericordia", dijo el Decano.

 

El XVII Simposio "nació del deseo de la Facultad de Teología de prestar un servicio a la Iglesia valenciana en la encrucijada de dos eventos eclesiales de gran magnitud: el Jubileo extraordinario de la Misericordia y el Año Jubilar Eucarístico del Santo Cáliz". "Este servicio", dijo "supone comunión, encuentro, caminar juntos, sinodalidad".

 

En lo referente a la "gratitud", Vicente Botella quiso dar la gracias expresamente a todas aquellas personas que, con su trabajo, han llevado a delante la actual edición así como a las instituciones que, de una u otra manera, han colaborado para que se pudiera realizar dicho Simposio internacional. Tampoco olvidó en sus palabras a los ponentes, comunicantes y participantes que vivieron durante tres días intensos todos los actos preparados.

 

Finalmente, habló de "la misericordia" en su íntima relación con la gratitud antes nombrada. "La vida cristiana es una vida de gracia y, por ello, de gratitud", dijo Vicente Botella. "Si el creyente es un agraciado, ha de ser un agradecido", añadió. Dicho de otra manera: "Sin misericordia hacia los otros se frustra la experiencia de la gracia de Dios recibida". "No prolongar la gracia de Dios en el trato con los otros acaba haciéndola estéril", insistió.

 

Acabó el padre Botella con las siguientes palabras: "El relato que aquí se ha contado, y que podremos volver a encontrar en las actas, llega a su fin. Pero como las buenas narraciones es un relato con final abierto. Lo hemos que continuar en nuestras vidas. Así son las cuestiones de fe".

 

Si quieres oir el DISCURSO DE CLAUSURA DE VICENTE BOTELLA puedes pinchar AQUÍ.

 



Compartir en redes sociales:   

Galería de imágenes:
  Aviso legal   |   Diseño web: aitana.com    Compartir en redes sociales:   Compartir en Facebook