Vicente Fontestad: “Hay que ser transparentes y austeros en la economía de nuestras parroquias”

La Archidiócesis de Valencia, preocupada por dotar de máxima transparencia y legalidad a sus actuaciones, ha organizado tres charlas destinadas a las vicarías con la intención de marcar las pautas generales para la mejor administración económica de las parroquias. La presentación para las Vicarías 1, 2 y 3 se celebró en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer y fue impartida por el Ecónomo de la Archidiócesis, Vicente Fontestad, y el gerente de la Oficina de Intervención, Contabilidad, Tesorería y Control presupuestario, Antonio Sales. La jornada estaba dirigida a los consejos de economía y a las personas que colaboran en estas tareas en el ámbito parroquial. 

 

 

Fontestad, que compagina esta tarea con la de Vicario General, quiso dejar claro desde el primer momento para qué se utilizan los bienes de la Iglesia. Los objetivos son cuatro:

 

    • La sustentación del clero (subsistencia, formación, salud, vejez…).
    • El Culto divino (servicio a Dios).
    • Las obras de caridad con los más necesitados.
    • El apostolado como fin propio de la Iglesia.

 

Estos fines prioritarios los debe cumplir tanto “la diócesis como la parroquia” y quiso recalcar que “los bienes de la Iglesia son para la misión, no para ser acumulados”. En este sentido “hay que hacer de los bienes materiales un instrumento de servicio pastoral” añadió Fontestad. 

 

Recalcó el Vicario General que “hay que ser transparentes y austeros en la economía de nuestras parroquias”. Destacó también que el patrimonio que se ha confiado a las diferentes parroquias hay que utilizarlo bien, “con prudencia y sentido común”. Esta forma de actuar es muy importante puesto que “el testimonio de la administración de la Iglesia es necesario para el mundo actual”. Eso sí, pidió para la Iglesia “una economía hecha con el corazón”.

 

Por otro lado, puesto que los recursos de que disponen las parroquias son escasos, recordó que “hay que hacer mucho con poco” e insistió en el hecho de que las equivocaciones o decisiones poco acertadas sólo se pueden producir desde “la ignorancia o la ingenuidad”.

 

 

En la presentación general ante los responsables de la contabilidad de las parroquias valencianas, Vicente Fontestad fue tajante sobre el respeto a la voluntad de las personas que colaboran con herencias, fundaciones o donaciones: “La voluntad del donante es sagrada”, dijo. Por ello, se debe asumir la “posibilidad de no aceptar una donación si estamos seguros de no poder cumplir lo que nos piden”.

 

Buen número de los presentes en el salón de actos de la Facultad de Teología fueron laicos que ayudan en sus comunidades parroquiales en la cuestión contable. Comentó Fontestad sobre este tema que debemos “fomentar la corresponsabilidad sobre la economía con los laicos y la corresponsabilidad de las parroquias con la diócesis”.

 

Recordó que la “riqueza de la Iglesia son los monumentos” y que se tiene la “obligación de inscribirlos en el Registro de la Propiedad y de mantenerlos”. En este sentido, es muy importante “cuidar las cosas” que tenemos o que nos han dejado. Los inventarios de las parroquias “no son un documento administrativo más, sino que es lo que se me ha entregado para la misión”.

 

 

Quiso insistir en la importancia de los presupuestos puesto que ayudan a planificar y a conocer nuestras prioridades. “Ayudan a discernir lo que es innecesario, lo conveniente, lo necesario y lo imprescindible”, señaló el Vicario General. Cada año las necesidades pueden ser diferentes y por ello los presupuestos también deben acoplarse a esas necesidades ya que servimos a “una economía hecha desde el evangelio”.

 

Tras la intervención de Vicente Fontestad, fue el turno de Antonio Sales. El responsable de la contabilidad de Arzobispado insistió en el hecho de la “transparencia” puesto que se responde así a una demanda social. Añadió que dicha manera de actual “da razón de nuestra fe y nos ofrece una oportunidad de evangelización”. Recordó que la Conferencia Episcopal Española utiliza la “comunicación transparente como herramienta para captar recursos” a través del portal www.donoamiiglesia.es.

 

Sales profundizó durante su exposición en cuestiones más técnicas y concretas, de interés para los responsables de la economía de las parroquias que se dieron cita en el salón de actos. Planteó los beneficios fiscales a los que pueden acogerse las parroquias y expuso cuestiones fundamentales sobre el nuevo plan general de contabilidad.

 

Tras sus aportaciones, se abrió un turno de preguntas para los presentes donde se plantearon dudas, casos concretos o propuestas. 

 



Compartir en redes sociales:   

  Aviso legal   |   Diseño web: aitana.com    Compartir en redes sociales:   Compartir en Facebook