Juan Carlos Carvajal: `La acción misionera es una prioridad de la nueva etapa evangelizadora´

 

Juan Carlos Carvajal Blanco, profesor en la Facultad de Teología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid, ha sido el protagonista de la cuarta sesión del Curso de Formación Permanente 2017-18 organizado por la Facultad de Teología San Vicente Ferrer y la Archidiócesis de Valencia. La conferencia era la primera del ciclo que se dedicará, en las próximas sesiones, al análisis de las dimensiones esenciales que deben definir a las parroquias reestructuradas en clave evangelizadora.

 

El profesor Carvajal nos presentó el `kerygma´ apostólico, una reflexión en torno a las pastoral del primer anuncio. Comenzó su ponencia a partir de una frase del cardenal jesuíta Henri-Marie Joseph Sonier de Lubac“¿Humanizar antes de cristianizar? Si la tarea es un éxito, el cristianismo llegará demasiado tarde: el sitio estará ocupado. ¿Es que el cristianismo no tiene valor humanizador?”.

 

A partir de aquí, Carvajal centró sus palabras siguiendo un esquema muy completo y que os dejamos a continuación.

 

I.- La acción misionera, prioridad de la nueva etapa evangelizadora

 

1.- Nuestras comunidades eclesiales están llamadas a una verdadera conversión misionera (EG 25.27.35-36)

 

2.- Una conversión misionera que nazca de la alegría del encuentro con Cristo (EG 1.264.120)

- El encuentro con Jesucristo es prioritario bien para convocar a la fe (cf. EG 7), bien para renovar la alegría de creer (cf. EG 11).

 

3.- El primer anuncio está al servicio del encuentro con Cristo.

- “El kerigma es trinitario” y actualiza el misterio de la salvación (EG 164)

- El encuentro con Jesucristo nos hace salir de nosotros mismos para buscar el bien de todos (cf. EG 39).

 

 

II.- La lógica del encuentro con Dios en Cristo

 

1.- Algunas aclaraciones sobre el encuentro con Dios.

- El ser humano es una criatura con vocación divina.

- Dios, libremente, cumple la vocación divina de los seres humanos por la encarnación y la pascua de su Hijo, Jesús.

- Dios busca a todo hombre y por la acción de su Espíritu, de un modo solo conocido por Él, lo asocia a su Hijo, Jesús.

 

2.- La pastoral misionera: al servicio de la contemporaneidad de Cristo.

- La tarea última de la Iglesia es hacer presente y dar a conocer el Misterio de Cristo redentor (RM 5; EG 11).

- Toda comunidad cristiana y, en su seno, todo creyente, por el hecho de serlo, es responsable de este testimonio que abre las puertas a la transmisión de la fe (AG 11).

 

III.- Hitos del itinerario de conversión: hacia la acogida del Evangelio

 

1.- “Conócete a ti mismo” (Templo de Delfos).

- Tarea de la Iglesia: acompañar, establecer interlocución e interpelar a la luz de la Palabra.

 

2.- La cuestión del sentido último.

- Tarea de la Iglesia: poner en conexión el sentido de las partes con el sentido del todo y apoyar el proceso de liberación.

 

3.- El hombre activa su capacidad divina por la búsqueda de Dios.

- Tarea de la Iglesia: confrontar al sujeto ante su propio misterio y conducir delante del Misterio divino.

 

4.- El anuncio y propuesta del Evangelio suscita la fe inicial y conversión primera, definidas como atracción por Cristo y su Evangelio.

- Criterio fundamental: “El trato con Dios en Jesucristo” (RICA 15).

- Movimiento de la fe y la conversión inicial: “Arrancado del pecado e inclinado al misterio del amor de Dios” (RICA 10).

 

 

IV- Proceso pastoral del primer anuncio del Evangelio

 

1.- Presencia: la misión de compartir la condición ordinaria de la vida humana.

- Presencia encarnada: en movimiento de ida: “Id por todo el mundo...” (Mc 16, 15).

- Presencia significativa e que interpela.

 

2.- Testimonio: la tarea de significar la novedad de vida que trae Jesucristo (“primera e insustituible” RM 42).

- Novedad de vida.

- Sentido apostólico.

 

3.- Diálogo: el cuidado de escuchar, acoger, discernir y alentar la búsqueda religioso–cristiana (EG 128.171).

- Desvelarnos y dejar que el otro desvele su intimidad para poder reconocer y secundar la acción antecedente de Dios.

- En el diálogo despertar en el otro la pregunta religiosa–cristiana.

 

 

 

4.- Anuncio: “Jesucristo te ama, dio su vida para salvarte, y ahora está vivo a tu lado cada día, para iluminarte, para fortalecerte, para liberarte” (EG 164; “prioridad permanente” RM 44).

- Narración, por parte del creyente, de la propia experiencia del kerigma.

- Declaración del primer anuncio con significado existencial: el núcleo del evangelio conectado con las cuestiones vitales que han desvelado el diálogo

- Proposición: invitación a una decisión y a que emprenda un movimiento hacia la comunidad cristiana “venid y lo veréis” (Jn 1,39), donde podrá experimentar lo que se le propone.

 

 

V.- Conclusión: Iniciarnos en el acompañamiento misionero (EG 169-170)

 

“En una civilización paradójicamente herida de anonimato y, a la vez obsesionada por los detalles de la vida de los demás, impudorosamente enferma de curiosidad malsana, la Iglesia necesita la mirada cercana para contemplar, conmoverse y detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario. En este mundo los ministros ordenados y los demás agentes pastorales pueden hacer presente la fragancia de la presencia cercana de Jesús y su mirada personal. La Iglesia tendrá que iniciar a sus hermanos —sacerdotes, religiosos y laicos— en este «arte del acompañamiento», para que todos aprendan siempre a quitarse las sandalias ante la tierra sagrada del otro (cf. Ex 3,5). Tenemos que darle a nuestro caminar el ritmo sanador de projimidad, con una mirada respetuosa y llena de compasión pero que al mismo tiempo sane, libere y aliente a madurar en la vida cristiana.

 

Aunque suene obvio, el acompañamiento espiritual debe llevar más y más a Dios, en quien podemos alcanzar la verdadera libertad […] El acompañamiento sería contraproducente si se convirtiera en una suerte de terapia que fomente este encierro de las personas en su inmanencia y deje de ser una peregrinación con Cristo hacia el Padre”.



Compartir en redes sociales:   

Galería de imágenes:
  Aviso legal   |   Diseño web: aitana.com    Compartir en redes sociales:   Compartir en Facebook